MEMORIA ACADÉMICA

Cerramos un año más la relación de nuestras actividades con la presente memoria con la que pretendemos dejar constancia de nuestra presencia en el ámbito universitario. Un ámbito cada vez más poblado en nuestro país, con cerca de un centenar de centros universitarios a los que nuestra sociedad les exige ya una clara diferenciación. Precisamente esa sociedad a la que pretendemos servir y que nos obliga a diferenciarnos, identifica cada vez más y mejor los rasgos que caracterizan una vocación universitaria y que a nosotros nos proporciona cada día un aliciente mayor en nuestro trabajo cotidiano.
Nacer con vocación universitaria es nacer con vocación universal, con sed de conocimientos y sobre todo con sed de transmisión. Así nacimos nosotros y de esas tres cosas queremos hablar en la presentación de esta memoria. Estamos en Madrid, pero la dimensión internacional que se encuentra en nuestro código genético ha ido incrementándose con relaciones, tratados y estancias de nuestros profesores y nuestros alumnos y con nuestra apertura a las visitas de los que vienen a nuestra casa de estudio. Casi un cuarto de millar de alumnos de diferentes procedencias, han dado durante este curso un tono de internacionalidad más que notable a nuestra universidad que cada día es más conocida en otros continentes, incluido el asiático con algunos de cuyos países hemos iniciado una relación estratégica.

Nuestros profesores, que siguen aumentando en número y en formación, acreditaciones y doctorados, ha alcanzado ya el número de 287, lo que supone un aumento en la ratio hasta alcanzar el 7:1, ya que seguimos algo por debajo de los dos mil estudiantes(1.988), con cerca de cincuenta personas dedicadas a la administración y los servicios. Seguimos por supuesto participando con un grupo de investigación Complutense (el grupo Villanueva), que se ha identificado ya por su interdisciplinariedad y los proyectos realizados en calidad docente.

En cuanto a la transmisión del conocimiento, seguimos teniendo nuestra pasión dominante en la calidad de nuestra formación personalizada y rigurosa, que permite incrementar un año más nuestro índice de inserción laboral a los cuatro meses de finalizar sus estudios nuestros alumnos, llegando al 95 por cien. Por otra parte, seguimos empeñados en que ni la crisis ni las diferencias, impidan disfrutar de nuestra universidad a ningún estudiante por motivos económicos, llegando este año a destinar 1.192.800 euros a becas y ayudas, que disfrutan ya cerca del 30 por cien del total del alumnado.

Hemos reforzado nuestra alianza con la Universidad Complutense, solicitando nuevas titulaciones que se encuentran en estos momentos en proceso de aprobación, entre otras las de dos másteres muy orientados a la profesionalización, el de Psicología Sanitaria y el de Comunicación en las Organizaciones. El número total de alumnos de máster es en estos momentos de 250, con una extraordinaria acogida de dos de los mejor valorados en nuestro país, el de acceso a la abogacía y el de formación del profesorado. Por último, se han incrementado las actividades de Villanueva Solidaria, y hemos sobrepasado ya la cifra de quince mil antiguos alumnos, que se sienten vinculados de un modo activo con nuestra universidad. La proyección que nuestro Centro Universitario ofrece no deja ya lugar a dudas, la consolidación del espíritu universitario con la que titulábamos la memoria del año pasado nos ha llevado este año ya claramente al ejercicio de nuestra rotunda vocación universitaria, plasmando nuestra identidad y nuestros principios en una sociedad cada día más exigente y cada vez más necesitada de respuestas.

Ver la Memoria académica completa