En esta nueva edición del Proyecto Matumaini –“esperanza” en suajili-, organizado conjuntamente por Begoña Fornés, coordinadora de Villanueva Solidaria, y por Michael Babu, coordinador de Strathmore Community Service Center, se han desarrollado 8 líneas de trabajo en el lugar: clases de inglés, formación en informática y gestión de emociones, actividades para fomentar la lectura, programa de deporte y salud, metodologías pedagógicas, así como la construcción de un aula para el colegio.

“Las jornadas de trabajo las comenzábamos a las 8:00 horas con el desayuno y la programación de las actividades que íbamos a desarrollar. Si bien con el material que habíamos preparado previamente para la formación de los alumnos y profesores del centro podríamos haber trabajado durante meses, sobre el terreno nos encontramos con diversos aspectos en los que también podíamos colaborar y que merecían nuestra atención. Ser flexibles y adaptarnos a las necesidades del centro era una de las máximas del programa”, afirma Begoña Fornés.

Durante las tardes, explica Paula Moreno (1º Psicología), “varios grupos continuaban trabajando con los profesores y alumnos en las aulas. Sin embargo, los que no teníamos clases aprovechábamos para las actividades deportivas, para apoyar al equipo de construcción o para visitar las casas de los alrededores. Muchas familias vivían en una situación de extrema pobreza. A muchas pudimos llevarles ropa y les ayudamos a reparar algunos desperfectos de sus hogares”.

“En nuestro equipo, básicamente, trabajamos mañana y tarde en la construcción de una nueva aula para el colegio. Siguiendo las indicaciones de Jackson, una persona con experiencia que vivía en los alrededores, levantamos el aula desde los cimientos hasta el techo. Fue una experiencia agotadora, pero muy grata. Los que participamos en el equipo de construcción pudimos compartir mucho tiempo con unos estudiantes de Strathmore University que, entre ladrillo y ladrillo, nos contaban las tradiciones de Kenia o nos reíamos tratando de aprender palabras y canciones en suajili”, explica Pablo Ivars (Dpto. Comunicación del Centro Universitario Villanueva).

El equipo médico, formado por familiares de nuestra comunidad, atendió a los alumnos del colegio y sus familias. “Nos hemos encontrado con problemas muy diversos”, afirma la odontóloga Beatriz Naval. “Muchos pacientes tenían enfermedades poco corrientes en España o derivadas de la malnutrición. Por ese motivo, además de trabajar directamente con los pacientes, hemos tratado de educar y promocionar la salud entre los habitantes de la zona. Ha sido una experiencia muy impactante”.

Todo este proyecto programa ha sido posible gracias a la colaboración y solidaridad de empresas como Saint-Gobain, El Corte Inglés, Fundación Atlético de Madrid, Charles Flames, Colegio Antamira, Clínica Doctor Naval, Kerrygold, Ciudad de la Raqueta, la Sala Caravan, Escuela Oficial de Idiomas de Las Rozas, Language School de Bilbao, Asociación Nueva Bahía, Colegio Nuestra Señora del Pilar (Jerez de la Frontera), Consulta Dr. Reyes, el grupo de música Tres Caladas y la cantante Patricia Losada. Por supuesto, también gracias al apoyo incondicional de a las familias, alumnos y personal del Centro Universitario Villanueva, que han colaborado con material y horas de trabajo para preparar los programas que se han llevado a cabo en Kenia.