Mesa redonda y público“Se puede vivir de la poesía, comer ya es otra cosa”, afirmó el pasado lunes el poeta Fernando Beltrán quien recientemente acaba de publicar su último libro “Hotel Vivir” (Editorial Hiperión). Lo hacía en la I Mesa redonda sobre Cultura y Empresa organizada por Villanueva en el área de ADE y Derecho con el eslogan “Dos realidades compatibles”.

Beltrán no es sólo poeta, durante muchos años fue guionista y creativo publicitario en algunas de las mejores agencias pero su capacidad para jugar con el lenguaje le hizo decidirse a crear su propia empresa. “Sabía que había empresas de naming pero no se dedicaban únicamente a eso y yo sí quería sólo centrarme en ese aspecto. Odio la ocurrencia con los nombres”. Así nació el estudio “El nombre de las cosas” con el que puede seguir viviendo de la poesía a la vez que idea nombres como Faunia, Amena, Rastreator, Solaz (de Osborne), etc…

A Beltrán le había precedido la ponencia de Teresa Moreno, experta en gestora cultural de la Administración Municipal de Madrid y Presidenta de la Fundación Olivar de Castillejo. “Los distintos proyectos culturales han difuminado sus fronteras. Las compañías de teatro salen a la calle, a los colegios, los pintores y escultores también, los ensayos de música clásica son abiertos, hay un afán por acercar la cultura a los distintos públicos”.

La antaño responsable del Centro Cultural de la Villa señaló que “las políticas culturales deben incluir necesariamente estos enfoques y que los emprendedores culturales deben mostrar los beneficios económicos e intangibles a los mecenas y patrocinadores. No tiene que haber miedo a hablar de dinero”.

El último ponente, Pedro Maisterra, historiador del arte y cofundador de la Galería de Arte Contemporáneo MaisterraValbuena profundizó en el papel del galerista como actual pieza clave de la difusión cultural. “La obra de arte no acaba en el estudio del artista, está en estado embrionario a la espera de ser puesta en circulación. El papel de los galeristas es validar el valor de esa obra”.

Maisterra confesó cómo antes de iniciar su formación en la prestigiosa Galería Christies hizo una reflexión personal sobre el arte contemporáneo en positivo. “En lugar de caer en simpleza de pensar que aquello era una broma, hice una reflexión en positivo. Si esto está aquí es por alguna razón, y me decidí a buscarla. En aquel momento me volqué en ese mundo”.

Después de un turno de preguntas en la que los alumnos asistentes pudieron conversar con los ponentes, el profesor Álvaro Lucas, moderador de la mesa, agradeció su presencia a los invitados y asistentes e hizo una breve memoria de las actividades realizadas a lo largo del curso en la asignatura de Cultura y empresa impartida en 3º de ADE.