El sábado 27 de abril, Villanueva celebró el 40 aniversario el comienzo de sus estudios de Educación con un acto titulado 40 años dejando huella.

La jornada arrancó con un video que recoge las frases que los propios asistentes trasladaron sobre la huella que sus maestros les dejaron, y la que les gustaría dejar en sus alumnos, y con la «barra de bar» Diálogos sobre el profesor líder en la que participaron Teresa Iraburu, Alumni de la Escuela de Magisterio de Fomento y Socia-Directora de Escuelas Infantiles Grupo Kidsco; Ricardo Acín, Alumni Villanueva y profesor de Primaria en el colegio Tajamar; Martín Suevos, subdirector del colegio de Fomento Aldovea, Alumni del Master de Secundaria y alumno del Máster en Dirección de Centros Educativos de Villanueva; María Hontoria, alumna de 4º de Educación Primaria en Villanueva y Gloria Gratacós, directora del Área de Educación de Villanueva.

40 aniversario Villanueva Educación
A este coloquio les siguieron las ponencias El efecto pigmalión en educación: la conexión del talento y lo que influye un docente, impartida por Fernando Alberca (uno de los mayores expertos en Educación de España) y Una huella en cada etapa: recogiendo el testigo de mis maestros y maestras, el testimonio de María Martín, alumna de 4º de Educación Primaria de Villanueva, sorda de nacimiento.

Fernando Alberca
40 aniversario Villanueva Educación

Por último, tuvo lugar la mesa redonda Herramientas docentes: creatividad y storytelling, con la experta en creatividad Mª del Amor Martín, y Carlos Salas, periodista, formador en Comunicación y autor, entre otros, del libro Storytelling, la escritura mágica. Moderó la mesa Begoña Ladrón de Guevara, profesora de Villanueva, miembro de la Comisión Permanente del Consejo Escolar del Estado y presidenta de COFAPA.

Creatividad y storytelling

María Matos (Alumni Villanueva de Periodismo y presentadora de Informativos de Intereconomía TV), conductora del acto, cerró la jornada citando las palabras de D. Tomás Alvira, fundador de la Escuela de Magisterio hace 40 años:

Querer mejorar la calidad de la educación cambiando solo estructuras externas, creo que es un error. Hay que mejorar a la pieza fundamental de la educación, de valor inestimable, el profesor, en su aspecto más íntimo y esto no queriéndolo fabricar en serie, a troquel, sino ayudándole para conseguir una personalidad, recia, fuerte, originada por el desarrollo de todas las cualidades indicadas y otras que todavía podría señalar.

Que esto no es fácil, ya lo sé, pero ¿hay algo fácil que merezca la pena?

María Matos