El 8 de marzo tuvo lugar la última MasterClass en Propiedad Intelectual e Industrial en el Centro Universitario Villanueva. La sesión se tituló Casos reales del crimen organizado detrás de la Propiedad Intelectual e Industrial, y fue impartida por Mónica Dopico, Inspector Jefe de Sección de delitos contra la Propiedad Intelectual e Industrial, Comisaría General Policía Judicial.

Durante la MasterClass, se trataron algunos de los casos más importantes y relevantes que se habían llevado a cabo en España y en los que Mónica había participado. Cabe destacar las operaciones del mercado de A Pedra en Galicia y el mercado de La Junquera, en Cataluña; dos de los puntos negros de la falsificación en Europa. En esta macrooperación, se desarticuló una red criminal que movía grandes cifras de dinero y donde fueron incautadas más de mil cuentas bancarias. Desde la Policía Nacional, se advirtió de la posibilidad de que se incluyera estas localizaciones en una de las listas negras más importantes de falsificación de ropa llevada a cabo por Estados Unidos.

Otra de las operaciones más destacadas que llevó a la Europol a premiar a la Policía Nacional por su lucha contra las falsificaciones, fue la operación Kulata, que desmanteló varías fábricas de tabaco ilegales distribuidas por España, considerada como la mayor incautación de tabaco de Europa.

También es clave el Caso Prima, en el que, además, de falsificaciones, la red criminal blanqueaba dinero, traficaba con drogas e incluso se tanteaba con el mercado negro de órganos. En este caso Mónica, se implicó desde el primer momento y con todo en contra, desde una organización criminal hasta infiltrados en la operación. Mónica y su equipo obtuvieron uno de los mayores logros a nivel Internacional en la lucha contra la organización criminal en propiedad intelectual e industrial.

Como conclusión, los delitos contra la propiedad intelectual e industrial suponen un peligro cada día mayor y que genera unas grandes pérdidas (a las marcas reales) y unas ostentosas ganancias (a las organizaciones criminales) de billones de euros al año. Los delitos de falsificación muchas veces llevan aparejados delitos de el blanqueo de capital o, incluso, la financiación del terrorismo.