Programa de instituciones europeas de la Universidad Villanueva

Un grupo de estudiantes de Relaciones Internacionales, Derecho y ADE de la Universidad Villanueva participó entre los días 14 y 16 de noviembre en un viaje a Bruselas con motivo de visitar las principales Instituciones de la Unión Europea, como parte del programa de instituciones europeas de la Universidad. La experiencia, relatada en primera persona por uno de los alumnos, comienza desde su llegada a Bruselas el Lunes 14 a las 20h.

Una vez que estuvimos completamente instalados y en formación, disfrutamos de un agradable recorrido por las avenidas y callejuelas de Bruselas ¡Con el objetivo de conseguir cenar! (siendo las 21h y en bélgica no es tarea fácil). Sin embargo, salimos exitosos, teniendo el primero de los contactos con la gastronomía y bebida belga (con, por supuesto, la responsabilidad que se nos presupone) a la vez que planificábamos el intenso itinerario que nos esperaba para las próximas jornadas.

La jornada del martes, concertó el grueso del contenido temático del viaje. Comenzando con la visita a la Dirección General de la Energía de la Comisión Europea de la mano de la responsable legal de Energía Ana Egea. En este encuentro, tras una breve ponencia sobre las funciones de la Comisión y más concretamente de la Dirección General de Energía, pudimos plantear cuantas dudas tuviéramos relacionadas con la Comisión.

Entre otros asuntos, la Guerra de Ucrania protagonizó la mayoría de las intervenciones, algunas de ellas, dirigidas a conocer el papel de la Comisión en la coordinación de acciones conjuntas en relación a las sanciones impuestas a Rusia. Sobre esto Ana señaló como punto principal el consenso y sentimiento de unidad que desde Europa se ha demostrado, ya que no existe precedente alguno de un despliegue semejante de medias por parte de la Unión Europea. Que, ante un conflicto armado de estas características, ha sabido responder sin hacer uso de la violencia, atacando la base económica de Rusia con todo tipo de sanciones. Desde, las orientadas a restringir las relaciones y comercio con Europa, hasta las destinadas a atacar los sectores estratégicos rusos (suministro de materias primas y energía).

También y relacionado con lo anterior, fueron recurrentes las preguntas sobre el panorama energético europeo a corto y largo plazo, especialmente en aspectos como la dependencia energética y los precios (particularmente el modelo de asignación de precios del mercado eléctrico). Con respecto a la primera de las cuestiones, Ana defendió los objetivos y medidas de transición ecológica adoptados por la unión para lograr la independencia energética de forma sostenible, haciendo hincapié en la búsqueda de nuevos socios y soluciones para garantizar la estabilidad energética en el corto plazo. Ante ello, se planteó si debería la unión considerar que, visto el cambio de panorama que se ha dado con respecto a la política de socios y las consecuencias que ha tenido esto en el aumento de los precios de la energía, no se debiera considerar un cambio o adaptación del actual sistema de fijación de precios marginalista hacia otro que se adapte mejor a las nuevas circunstancias. Ante esto, explicó Ana que desde la Comisión se está trabajando en un borrador que incluye una propuesta de reforma del Mercado que se dará a conocer a lo largo del año 2023.

Luego de la ponencia en la sede de la Dirección General de la Energía, tuvimos el gusto de recibir una segunda conferencia sobre diplomacia europea y el papel de la diplomacia española en varios asuntos como: la Política Agraria Comunitaria, la política pesquera y la presidencia española del Consejo en 2023, por parte del diplomático de la Representación Permanente Española Gabriel de Cáceres.

Especialmente relevante en esta ponencia, fue lo relativo a la presidencia española del Consejo en 2023, ya que a pesar de ser únicamente por un periodo de 6 meses tiene asociada varias implicaciones políticas y diplomáticas sobre las que Gabriel nos estuvo comentando sin adentrarse demasiado en consideraciones políticas (dado su cargo diplomático). De igual manera, nos llamaron mucho la atención las discrepancias existentes entre los países de la unión entorno a la Política Agraria Comunitaria, donde según nos comentó el propio Gabriel, cada país defiende sus propios intereses en esta materia, existiendo una clara división entre los países con mayor y menor potencial productor, no habiendo tanta noción de unidad como en otros sectores sujetos a regulación europea.

Avanzando en el día e igualmente en el dolor de pies, llegamos al punto culmen del viaje, la visita al Parlamento Europeo y al Parlamentarium (centro de interpretación del parlamento europeo) en el que fuimos entrando en contacto con la historia y dinámicas parlamentarias. Este primer contacto nos sirvió para encarrilar la visita al parlamento, en donde ya in situ pudimos de primera mano ver y conocer entre otros aspectos: cómo funciona, que potestades tiene como parte del poder legislativo europeo, como son las sesiones, que tipo de trabajo se desarrolla (teniendo en cuenta que la de Bruselas no es la sede oficial), que diferencias hay con la sede de Luxemburgo, o como es el reparto de eurodiputados entre los países de la unión.

Aunque, sin duda considero lo mejor de esta vista el encuentro con el eurodiputado del Partido Popular Europeo (EPP) Pablo Arias, con quien pudimos comentar y debatir sobre los más importantes temas de actualidad a nivel europeo. Aspectos interesantes sobre las que Pablo nos dio su visión y opinión, fueron entre otros; La presidencia del Consejo 2023, y lo que a nivel político y mediático puede suponer (pudiendo repercutir a nivel nacional en las elecciones de 2023, como así ha ocurrido en Francia). La visión europea y el horizonte regulatorio de tecnologías como el metaverso, o la conducción autónoma total. La situación de la zona euro con la devaluación del euro frente al dólar y también la renegociación del tope de deuda comunitaria en el panorama de recesión actual, asunto con el que Pablo concluyó con el turno de preguntas agradeciéndonos nuestra participación.

Por todo ello y por el gran trato personal que nos ha brindado, agradecemos enormemente que nos invitara a vivir esta experiencia en su compañía. También cabe agradecer a todo el servicio de visitas del parlamento europeo y a Ton Orobitg, que de forma brillante y cercana nos supo introducir a la dinámica del parlamento, así como a alguna que otra anécdota de eurodiputados españoles. (Como única pega hay que señalar que más allá de lo profesional, sus convicciones futbolísticas andan un poco desviadas de lo razonablemente aceptable… pero bueno ya tendrá tiempo de limpiar el pelo de la dehesa 😉 )

Concluyendo con nuestros compromisos institucionales, y como última visita del viaje, pudimos conocer las oficinas de Meta, donde de la mano del mánager de asuntos públicos Hans Hoefnagels entramos en contacto con el concepto de empresa tecnológica del siglo XXI y cómo trabajan frente a las instituciones europeas y a la sociedad. De cara a dar a conocer y perfilar el metaverso con el objetivo de que este comience a ser una realdad a partir del año 2025 según la propia Meta.

Ya finalizadas todas las ponencias y visitas programadas, dimos por terminado el día con una cena de familia, que nos serviría para relajar el ambiente y estrechar lazos de cara a la que sería nuestra última noche en territorio belga, despidiéndonos por todo lo alto, JB incluido.

La despedida fue si cabe más emocionante con la visita en completo modo turista a la emblemática ciudad de Brujas, sede del Colegio de Europa, que como su propio nombre indica y todo el mundo puede concluir, debe su fama a sus característicos… ¡Puentes! (Brujas en flamenco). Puentes, en los que por supuesto, pasamos más tiempo haciendo fotos para Instagram que recorriéndolos.

De ahí en adelante ya poco más de sí dio el viaje… (quizás alguna que otra foto indiscreta de los caídos en el avión). Y la despedida de grupo en Barajas.

Antes de concluir, me gustaría agradecer a la universidad, porque a través de programas como el de visitas a instituciones europeas ofrezca estas experiencias únicas a los alumnos, ya que estoy convencido que profesional y personalmente nos ha hecho crecer y nos ayudará en nuestras metas futuras.

Y finalmente creo que hablo en nombre del grupo cuando digo que este viaje ha sido una gran oportunidad de convivir con diferentes carreras conociéndonos entre nosotros y generando un buen ambiente de grupo que ha trascendido más allá de las fronteras belgas.

Artículo redactado por: Daniel Torregrosa, alumno de 2º de Derecho + ADE.

Universidad Villanueva
villanuevacomunicacion@gmail.com


Solicita información









    X